Contacto:

Correo electrónico

Ubicación:

e-mail : contacto @abriendocaminos.org.co

Sembrando

Modelos Webcam

Las mujeres que llegan al mundo de los estudios webcam son en muchos casos aquellas jóvenes producto de la cultura del dinero fácil, la rapidez con que dicen se obtienen los recursos para gastarlo en vestuario y lujos, hace que sea un negocio muy apetecido sin importar el cómo ni la forma de conseguirlo. A otras muchas, el alto índice de desempleo femenino las lleva a los estudios webcam para ayudarse económicamente en un proyecto que desean llevar adelante con vistas a un futuro mejor o remediar las necesidades urgentes que deben afrontar y solucionar o bien por problemáticas vividas: son de escasos recursos, violadas, extorsionadas o tratadas, estudiantes que necesitan trabajo urgente porque los pagos laborales a personas no profesionalizadas son muy bajos.

En el momento del ingreso para comprobar la edad le solicitan documentos de identidad con foto, nombre completo, fecha de nacimiento y algunas imágenes. Aunque algunos explotadores de estudios lo niegan, generalmente promueven la belleza y un cuerpo ideal como única cualidad de las mujeres. Los estudios se encargan de hacer los trámites y abrirle las páginas que desee en el futuro. Afirman que esta información y documentación permanece guardada en absoluta reserva y garantizan total privacidad.

A cada modelo, antes de iniciar la “actividad” se le recomienda visitar al psicólogo/a, asesor de arte y fotografía, dentro de lo posible que domine una segunda lengua, preferiblemente inglés; se les informa que las modelos no deben usar internet para encuentros sexuales reales, no hay citas personales ni encuentro directo con nadie, sólo buscar rentabilidad mediante conversaciones y shows virtuales eróticos y que una de las reglas fundamentales es no compartir información personal: direcciones, números de teléfonos ni cuentas de correo personal, actuación que no siempre se acata porque el incumplimiento puede convertirse también en un ingreso económico extra que parece atractivo pero también se puede convertir en un riesgo.

La mujer, en esta “actividad” va perdiendo los valores, se afirma que no son prostitutas porque nadie las toca, de todas formas es comercio sexual y al decir de alguna a medida que la modelo escucha el dinero virtual ingresar a la cuenta de la página, ve que el contador de dinero se mueve, el dolor se convierte en placer… igual que el dolor, el pudor y la vergüenza se van desvaneciendo…en este negocio usted llega a conocer qué tan pervertida puede llegar a ser(1). Es la lógica del mercado la que manda, todo puede ser comprado y vendido y las mujeres, objetos de placer sexual también pueden ser pagadas en términos mercantiles.

En los medios se ha denunciado que a algunas mujeres no les han cancelado su porcentaje e incluso fueron vetadas de trabajar en el medio o amenazadas si no acceden a las condiciones impuestas por el estudio o por denunciar el maltrato al que las someten los explotadores de estudios o no acostarse con los productores de los estudios(2); mi jefe resultó ser un manoseador(3), dijo una; existe incluso sexting(4), envían fotografías y vídeos a los padres, familiares(5) y amigos como una forma de mantenerlas en el negocio: sextorsión(6).

Las denuncias más frecuentes vinculadas a los estudios están relacionadas con delitos sexuales, violencia, extorsión, violación, violencia de género, agresiones sexuales físicas y sicológicas; algunas son obligadas a tener relaciones sexuales frente a las cámaras, eso no es apreciar a un ser humano que merece ser tratado como valioso e irrepetible, eso es inducción a la prostitución.

Los estudios exhiben a la mujer como un objeto de placer, la deshumanizan, estigmatizan y ponen en detrimento sus derechos fundamentales como si fueran un objeto sobre el que tienen la propiedad; es una modalidad de abuso sexual, que se puede catalogar como un tipo de prostitución pública, en muchos casos de trata y esclavitud humana, conductas todas que obedecen a un interés económico y una reproducción de valores negativos de la libertad y del uso del cuerpo, “actividades” que tienen un efecto negativo sobre las generaciones futuras, ya que la forma de producir dinero se convierte en modelo a seguir.

  1. Confesiones de una modelo webcam en Bucaramanga. EN: https://www.vanguardia.com/area-metropolitana/bucaramanga/confesiones-de-una-modelo-webcam-en-bucaramanga-JQVL397790, 15 de mayo de 2017.
  2. En un principio, las víctimas acuden voluntariamente al lugar con la oferta laboral de modelo webcam, allí se les prometen salarios atractivos por seducir a través de la red, sin embargo, una vez son parte del negocio, las condiciones cambian y no se les permite renunciar. Ver: https://www.esoescuento.com/ser-modelo-webcam-y-trata-de-personas.
  3. Cf. Confesiones de una modelo webcam en Bucaramanga.
  4. Envío de contenidos de tipo sexual (principalmente fotografías y/o vídeos), eróticos o pornográficos producidos generalmente por el propio remitente, a otras personas por medio de teléfonos móviles.
  5. En Bogotá, una mujer conoció el testimonio de una joven que decidió ser modelo sexcam tras escuchar una propuesta en un sex shop que visitó. Su plan era realizar los videos por un par de meses en tanto reunía dinero, para después, alejarse de dicho trabajo. No obstante, no pudo hacerlo, pues los dueños del establecimiento amenazaron con enviar el contenido sexual protagonizado por ella a sus familiares y conocidos, una vez optó por retirarse. Así que, se vio obligada a continuar grabando este tipo de contenido para adultos, a pesar de que su remuneración no era tal como lo habían prometido, no respetaban su jornada laboral o voluntad, era forzada a realizar prácticas sexuales sin ninguna protección y se le maltrataba tanto física como emocionalmente. Se había convertido en una de las miles de víctimas de trata de personas en el mundo. Ver:https://www.esoescuento.com/ser-modelo-webcam-y-trata-de-personas
  6. Forma de explotación sexual en la cual se chantajea a una persona por medio de una imagen de sí misma desnuda que ha compartido a través de Internet. La víctima es posteriormente coaccionada para producir pornografía u otras acciones.