Contacto:

Correo electrónico

Ubicación:

e-mail : contacto @abriendocaminos.org.co

Sembrando

PROSTITUCIÓN ON LINE, VIRTUAL, 2.0

Preocupa…

En la época de la prostitución online ó 2.0 la gran preocupación es que los hombres asumen la idea de que tienen derecho a lo que quieran; que no hay diferencia entre la persona humana y la máquina, que ese producto comercial que compran se lo han vendido como mujer y puede ser su novia, su esposa, tornando borroso el límite entre la compra de objetos y la compra de seres humanos, la relación sexual y la relación de prostitución; la mujeres son objetos , por lo tanto los objetos son mujeres, mujeres artificiales que se convierten en testigos de una humanidad individualista y narcisista.

Desde esta perspectiva, preocupa la educación de niñas, niños y adolescentes porque la prostitución virtual está al alcance de cualquier persona en los teléfonos celulares, tabletas y computadores, las páginas generalmente solicitan que se confirme que se es una persona mayor de 18 años, pero este es una filtro que no sirve para nada y se está corriendo la oportunidad de que este tipo de prostitución se convierta en su iniciación y formación sexual, por lo cual urge la capacitación de educadores y padres y la realización de acciones donde las niñas, niños y adolescentes encuentren contenidos formativos sexuales de calidad.

Preocupa que en la prostitución 2.0 hay estudiantes universitarias(1) que por sus condiciones económicas y altos costos de los estudios universitarios son captadas por estas redes que les ofrecen una forma de financiar sus carreras; en Colombia la prostitución no es ilegal pero esto no significa que las universidades se conviertan en tierra fértil para los proxenetas 2.0; la innovación tecnológica, el vacío legal existente y las necesidades económicas propician el reclutamiento de jóvenes para este nuevo tipo de prostitución.

Es incuestionable que la mujer utiliza su sexualidad como si fuera un instrumento de trabajo, no realiza esta actividad con su cuerpo sino que su cuerpo, es el lugar del trabajo, que el dinero obtenido en esta actividad es bajísimo porque son explotadas por los dueños de denominada industria del sexo, los proxenetas, pornógrafos o “empresarios” obtienen jugosos ingresos porque extraen una gran cantidad de dinero del cuerpo de las mujeres, la explotan sexualmente.

Las mujeres ante todo esto deben actuar, negarse a consumir y aprobar anuncios publicitarios, revistas, cine, periódicos, medios de comunicación, chiste, novelas que menosprecien y utilicen como utensilios o medios en los negocios y productos a la venta que de alguna forma están ligados a la pornografía y la prostitución, dos formas de explotación sexual y otras tácticas de constreñimiento, inducción y estímulo a la prostitución.

Preocupa la mercantilización y objetivación masculina de las mujeres, la explotación indignante de sus cuerpos, el crecimiento de las ganancias gracias a la explotación sexual de las mujeres a través de las plataformas de internet, la presentación de la explotación sexual en la prostitución como algo normal, como un mercado que cada día produce más dividendos y el poco interés del Estado Colombiano para investigar, analizar y tomar medidas para que se respete la dignidad de la mujer.

Entre las muchas consecuencias de los avances tecnológicos de la prostitución 2.0 se puede afirmar que es un sistema que industrializa el sufrimiento de la mujer, refuerza los comportamientos masculinos de dominación que ahora se esconden detrás de una simple transacción en línea, acentúa la trata de los seres humanos como objetos sexuales y el tratamiento del sexo como una mercancía; la prostitución filmada transforma a las mujeres en objetos y los objetos en mujeres e incrementa la cultura de la violación y la normalización del comercio sexual. ¿Se podría afirmar que en este uso indebido de las redes sociales se ha encontrado un mundo de oportunidades para cometer diferentes tipos de delitos sexuales? ¿El Estado Colombiano, antes de asignar un impuesto a las modelos webcam, ha hecho algún acercamiento o investigación en torno a posibles acciones delictivas del proxenetismo a las que apunta el Código penal?(2). Mucho se teme que no. Es muy posible que detrás hay grandes intereses económicos ocultos de los cuales participa también el mundo de la política.

El estado colombiano está en deuda con la mujer colombiana porque no tiene en cuenta ni menos respeta los derechos de las mujeres, derechos básicos en una sociedad colombiana igualitaria en la que el 51,2% son mujeres. Esta falencia se observa en la feminización de la pobreza, negación del derecho a salud, educación, trabajo y vivienda y por tanto al poder adquisitivo; de igual forma su ingreso a las nuevas tecnologías de la comunicación y la comunicación y la información son escasas e inseguras, en ocasiones sufren acoso sexual y sus opiniones son silenciadas en muchas oportunidades, enfrenta una crisis creciente de daños en línea mediante la cosificación de la mujer, el acoso sexual, los mensajes amenazantes y la discriminación que hacen de la web un lugar expuesto para mujeres y niñas. Antes de elaborar leyes para gravar una actividad que en gran parte es fruto de la desidia estatal debía haber realizado acciones protectoras de la vida, derechos y promoción de la mujer que seguramente evitarían su explotación.

  1. Cf. Boris Miranda. "¿Tienes amigas bonitas?": las redes de prostitución que reclutan universitarias en Colombia. EN: https://www.bbc.com/mundo/noticias-america-latina-48152615 – 13 de mayo de 2019.
  2. Ver por ejemplo: Artículo 213. Inducción a la prostitución; Artículo 214. Constreñimiento a la prostitución; Artículo 215. Trata de personas.